“No es como buscar una aguja en un pajar, sino más bien como buscar una aguja en una fábrica de agujas”

Tras semanas de búsqueda infructuosa del avión malayo, si hay algo que ha quedado claro para los equipos de rescate es que los océanos están llenos de basura.

Desde el Golfo de Tailandia, pasando por el Mar de China del Sur, el Estrecho de Malaca, hasta el remoto Índico sur, los equipos de rescate que han peinado las aguas han visto su labor entorpecida por la enorme cantidad de basura flotante, según informa la cadena estadounidense CNN.

M. Sanjayan, director científico de Conservation International, comentó que la búsqueda de restos del Boening 777 “no es como buscar una aguja en un pajar, sino más bien como buscar una aguja en una fábrica de agujas. Estamos buscando unos restos entre miles de millones de residuos que flotan en los mares

La mayoría de la basura en el mar son plásticos y su origen principal está en tierra, no en barcos. La adicción a los plásticos desechables de nuestra cultura ha producido un incremento exponencial en la contaminación marina el las últimas décadas.

Los plásticos desechables, como bolsas, botellas y embalajes de plástico, se emplean durante un periodo muy breve de tiempo, pero luego permanecen en el medio ambiente durante siglos, fragmentándose en trocitos que contaminan ya todas las playas del planeta, y que penetran en la cadena alimentaria marina de la que dependemos.  De hecho las zonas interiores de todos los mares del planeta están ocupadas por las llamadas “grandes manchas de basura”, verdaderas sopas de plástico en las que hay mayores concentraciones de plástico que de pláncton.

 

 

 

¡Suscríbete!

¡Suscríbete!

Apúntate a nuestro boletín de noticias

You have Successfully Subscribed!