San Francisco se ha convertido en la primera gran ciudad del Estados Unidos en prohibir la venta de agua embotellada en plástico en instalaciones y eventos públicos.

La normativa municipal que prohibe la venta de agua embotellada en plástico se aprobó por unanimidad el 4 de marzo, y establece una prohibición inmediata en lo que se refiere a eventos en el interior de edificios públicos. La prohibición entrará en vigor en 2016 para eventos al aire libre, con el fin de dar margen a los organizadores para realizar las adaptaciones pertinentes. Los grande eventos deportivos y culturales, como los maratones, o el icónico Orgullo Gay, tendrán hasta el 2018 para adaptarse.

Estas medidas suelen ir acompañadas de la instalación o renovación de fuentes públicas donde se anima a los ciudadanos a rellenar sus propias botellas de acero inoxidable con agua filtrada

Esta medida, dirigida a las botellas de plástico de menos de 0.6 litros de capacidad, se enmarca en las iniciativas de San Francisco para reducir su generación de residuos lo más posible.  Cabe recordar que San Francisco ha sido pionera en prohibir las bolsas de plástico desde 2007.

La turística localidad de Bundanoon, en Nueva Gales del Sur (Australia) en 2009 se convirtió en el primer municipio del mundo en prohibir completamente la venta de agua embotellada. Desde entonces otros lugares como Concord, Massachusetts, y decenas de campus universitarios en Estados Unidos y Canadá han prohibido las ventas de agua embotellada en plástico. En Europa, Venecia ha sido la ciudad que más medidas ha tomado para incentivar el uso de fuentes públicas y reducir el consumo de agua embotellada.

Estas medidas suelen ir acompañadas de la instalación o renovación de fuentes públicas donde se anima a los ciudadanos a rellenar sus propias botellas de acero inoxidable con agua filtrada. En los eventos se recurre a jarras y a vasos de vidrio, o bien a dispensadores de agua filtrada.  Esta tendencia a reducir residuos se ha visto acompañada del resurgir de las tiendas de graneles, en las que la gente puede rellenar sus propios recipientes para evitar completamente el embalaje.

La industria del plástico así como las empresas de sodas y agua embotellada, como Nestlé, Pepsi y Coca Cola han puesto el grito en el cielo, insistiendo, como de costumbre, en promover el mal llamado “reciclaje” de sus envases. Sin embargo, cada vez más gente va siendo consciente de los engaños, limitaciones y costes ambientales del espejismo del “reciclaje” de plásticos, haciendo que las los conocidos argumentos de la industria cada vez tengan menos eco.

La tendencia en los países más avanzados a reducir los embalajes de plástico contrastan lamentablemente con la realidad de España y los países hispanos, en los que las botellas de agua son una plaga, y la tendencia a usar cada vez más embalajes sigue en aumento.

Un ejemplo de normativa que va en dirección contraria a la tendencia en los países más avanzados del mundo es la norma española que prohíbe el uso de aceiteras rellenables en restaurantes, obligando a recurrir a botellitas individuales para cada cliente. Estas normas que en lugar de evitar los residuos incentivan su generación, evidencian tanto el retraso en conciencia y educación ambiental de ciertas sociedades, como la capacidad de las multinacionales del plástico y de las bebidas embotelladas para influir en la legislación de aquellos países menos concienciados.

Ojalá cunda el ejemplo de San Francisco y otras ciudades en los países de habla hispana. Desde El Plástico Mata estaremos encantados en asesorar a gobiernos y particulares interesados en promover los graneles, recipientes rellenables y en general cualquier medida para evitar botellas y embalajes de plástico.

1451377_657540037601778_1041726297_n

 

 

 

 

 

¡Suscríbete!

¡Suscríbete!

Apúntate a nuestro boletín de noticias

You have Successfully Subscribed!